martes, 4 de julio de 2017

Los diplomas de aprovechamiento: Una práctica escolar ¿Incómoda?



La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, personas bailando y personas de pie
Queridos compañeros:
Ahora que estamos por culminar el ciclo escolar 2016-2017, se acercan las diversas ceremonias de fin de cursos y entre las actividades que suelen realizarse está la entrega de diplomas a los mejores promedios de cada grado. 

¿Ustedes qué opinan acerca de la entrega de diplomas que de manera "tradicional" se realiza a fin de cursos?
Yo puedo decir, que a lo largo de 10 años como maestra de primaria, este tema me causa cierto conflicto, por una parte se premia el esfuerzo y la dedicación de los alumnos destacados que en definitiva, lo han ganado PERO, por otra parte se crea un ambiente tenso entre la maestra con los alumnos y hasta con los papás. 

Confieso que es un momento incómodo ya que algunos niños anhelan ese reconocimiento y al no alcanzarlos les crea cierta tristeza además de que se establecen distinciones entre los alumnos.

UNA EXPERIENCIA...

En mi primer año como docente frente a grupo, dos alumnos habían empatado en primer lugar sin embargo el director de la escuela dio la indicación de que escogiéramos algún criterio como desempate, fue así como Panchito* quedó en primero y Anita* en segundo lugar... Al pasar de los años me he encontrado a Anita* y ella junto a su familia han aprovechado la ocasión para mencionar lo bien que le va a ella en sus estudios y lo mal que le fue a Panchito... Con lo que supe que nunca olvidaron el tema. Esto es así, yo creo que esas distinciones crean situaciones positivas pero también negativas y son las decisiones a las que nos enfrentamos en nuestra ardua labor docente.


¿Ustedes qué opinan?

 Diana Cámara.

*Nombres ficticios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Idóneo! La experiencia de iniciar el trabajo docente lejos de casa

Después de la publicación de resultados, muchos docentes se alegraron por haber obtenido un resultado idóneo pero ¿Qué sigue? La asig...